¿Cómo Fui Elegido?
 
XIV DALAI LAMA: "TODOS SOMOS IGUALES"
"Tíbet es geográfica, racial y culturalmente diferente a China. Históricamente siempre ha sido un país independiente".
Algo que no percibieron los chinos de Tibet.
Tenzin Gyatso, XIV Dalai Lama de Tibet
¿Cómo Fui Elegido?
Enlaces

¿Cómo Fui Elegido?

(Relato personal del desterrado jefe tibetano):

Nací en una pequeña aldea llamada Taktser, en el noreste de Tíbet, en el quinto día del mes del "Jabalí de Madera" del Año Tibetano (1935). Nuestra familia era numerosa, pues tengo dos hermanas y cuatro hermanos, aunque mi madre dio a luz a dieciséis niños, nueve de los cuales murieron a temprana edad. La vida de mi familia era simple y feliz, debido en gran parte a las mejoras que el XII Dalai Lama había aportado al país.

En el año del "Pájaro de Agua" (1933) el XII Dalai Lama partió de este mundo y la gente quedó desolada. En esos momentos comenzó la búsqueda de su reencarnación.

La Asamblea Nacional tenía que nombrar un Regente para que gobernara el país hasta que la nueva reencarnación fuese hallada. Después, para saber en qué lugar debería buscarse, como primera medida los Oráculos estatales y altos lamas eran consultados. A la muerte del XII Dalai Lama, su cuerpo fue colocado sobre el trono en el Norbulingka -su residencia de verano en Lhasa- con la cara dirigida hacia el sur; pero después de unos días su faz estaba apuntando hacia el este, y sobre un pilar de madera situado en la parte norte del altar, apareció una gran estrella formada por musgo. Todas estas evidencias indicaban la dirección donde debía buscarse el nuevo Dalai Lama.

En el año 1935, el regente fue a visitar el sagrado lago de Lhamoi Latso, como noventa millas al sureste de Lhasa. La gente de Tíbet cree que se pueden observar "visiones del futuro" en las aguas de este lago; ahí el Regente observó unas letras que relataban la posición de su búsqueda. En ese momento se inició la investigación. Tiempo después dos lamas llegaron al pueblo donde yo vivía y al cabo de indagar sobre los niños de la región, se dirigieron a mi casa; uno de ellos iba disfrazado de sirviente (era el Superior del Monasterio de Sera). Todo el día pasó observando al pequeño que estaba en la cocina. A la mañana siguiente, cuando se alistaban a partir, el niño expresó su deseo de acompañarlos.

Es común entre los niños que son reencarnaciones de altos lamas recordar objetos y gentes de su vida pasada. Algunos pueden incluso recitar las Sagradas Escrituras, aunque no se las hayan enseñado. Poco tiempo había pasado, cuando una comisión de lamas llegó para hacer más pruebas; portaban varias pertenencias idénticas entre sí, algunas de las cuales habían sido del Dalai Lama. Cuando identifiqué las auténticas, los delegados no tenían más dudas que yo era la reencarnación que buscaban; sin embargo, no fue sino hasta la edad de cuatro años y medio que fui formalmente reconocido como el líder espiritual y temporal de Tíbet. En esos momentos el futuro parecía feliz y seguro para nosotros los tibetanos.

Mi educación comenzó a los seis años bajo el sistma tradicional de Tíbet, cuyo propósito básico es expander y cultivar la mente por medio de una variada gama de conocimientos.En los niveles avanzados de educación secular se estudian los Cinco Grados Menores: drama, danza, música, astrología, poesía y composición. En la educación superior se incluyen: la ciencia de la medicina, sánscrito, dialéctica, arte y artesanía, metafísica y filosofía. De estos Grados Superiores, el último es el más importante y fundamental, y unido a la dialéctica se divide a su vez en cinco ramas:

-Prajnaparamita (la perfección de la sabiduría)
-Madhyamika (el camino "medio" que evita los extremos)
-Vinaya (el canon de la disciplina monástica)
-Abhidharma (metafísica avanzada)
-Pramana (lógica y dialéctica)

Estrictamente hablando, el último de éstos se incluye en los Cinco Grandes Estudios para enfatizar la importancia de la lógica en el desarrollo de los poderes mentales. Este tipo de educación religiosa es practicada principalmente por los lamas de Tíbet, y se requiere de gran esfuerzo y profundo estudio para comprender materias tan difíciles.

Además de entrenar al alumno en el aspecto intelectual, el sistema tibetano está basado en diferentes métodos para desarrollar las facultades mentales; existen sistemas de meditación y concentración que son utilizados especialmente para dirigir la mente hacia los estudios avanzados y la práctica de la religión.

Mi educación religiosa en dialéctica no comenzó hasta la edad de doce años. Cuando cumplí trece fui formalmente admitido a los dos Monasterios Mayores de Drepung y Sera. En cada etapa de mi entrenamiento recibí la consagración de la mente y el cuerpo que se basa en "iniciaciones", con el fin de prepararme para las doctrinas superiores. A la edad de 24 años tuve mi primer examen preliminar en cada una de las tres Universidades Monásticas. Un año después era mi examen final ante 10.000 lamas y mis Tutores. Nuestros exámenes son siempre realizados en forma de debates en los cuales el estudiante se enfrenta con los maestros. En ese momento recibí el título de Maestro en Metafísica. Poco después debí abandonar todo y solicitar refugio acá en India.

PUBLICADO EN REVISTA DEL DOMINGO DE EL MERCURIO, CHILE, 1983.

Por Waldemar Verdugo Fuentes
waldemardante@yahoo.com

Imagen